lunes, 18 de septiembre de 2017

TABAQUISMO Y EL DESARROLLO DE DIABETES MELLITUS TIPO 2


La Diabetes Mellitus es una enfermedad que tiene un gran impacto a nivel mundial y es una de las principales causas de muerte anualmente. La evidencia medica ha mostrado como dentro de los factores de riesgo para su desarrollo, se encuentran factores ambientales, nutricionales y asociados al estilo de vida, dentro de ellos el tabaquismo.

En el 2014 un estudio mostro como el fumar, aumenta el riesgo de desarrollo de Diabetes Mellitus tipo 2 en un 30-40% en el caso de los fumadores activos. Debido a esta evidencia, diferentes organizaciones se han enfocado en promover cambios en el estilo de vida con el cese del tabaquismo sin embargo aún no se reconoce esta acción como un factor de riesgo modificable en el desarrollo de la enfermedad. 

La literatura científica también ha logrado demostrar como con el cese de consumo del cigarrillo por un periodo de 10 años, el riesgo de desarrollo de Diabetes se mitiga igualándolo al de una persona no fumadora.

Para entender la relevancia de esta información, es importante conocer un poco sobre los efectos del tabaco en el cuerpo, los cuales se producen como consecuencia de la mezcla de diferentes componentes químicos, uno de ellos, por no decir el principal, la Nicotina.  Este es un alcaloide producido naturalmente en el tabaco que se une a receptores localizados en las uniones neuronales del sistema nervioso central y periférico y a nivel de diferentes órganos viscerales, entre ellos el hígado, páncreas, tejido adiposo y el musculo esquelético.

Dentro de los muchos efectos en el cuerpo, se ha hecho énfasis en su acción directa en la alteración de la homeostasis de la glucosa y por lo tanto en el desarrollo de diabetes mellitus tipo 2. También se presenta alteración de la lipolisis de tejido graso, que se ve reflejado en valores elevados de triglicéridos; alteraciones genéticas relacionados con mayor sensibilidad a la insulina y alteración de la función de las células beta del páncreas.

Es por esto, que con la evidencia contundente arrojada por los estudios realizados en los últimos años sobre el tabaquismo y su estrecha relación con la aparición de Diabetes Mellitus tipo 2, se busca incluir el tabaquismo como un factor de riesgo modificable dentro de las recomendaciones y guías de las sociedades enfocadas en el control y prevención de la Diabetes y de esta manera lograr incidir en la disminución del número de casos nuevos.


Basado en:  MADDATU, J, ANDERSON-BAUCUM, E, EVANS-MOLINA, C. Smoking and the risk of type 2 diabetes. Translational Research 2017;184:101–107. 

viernes, 1 de septiembre de 2017

Comer de manera emocional y la relación negativa con los alimentos

Encontramos una tesis doctoral de la facultad de Psicología  de la Walden University , realizada por la Dra Tasha Ford en donde habla sobre los comportamientos emocionales asociado a la alimentación. Queremos traerles un aparte donde encontramos algo sobre las relación patológica con la comida y como esto genera una mala relación con la misma.


El día a día trae consigo eventos y factores estresantes de índole positiva o negativa que generan diferentes tipos de respuesta de acuerdo a la persona. una forma de respuesta es mediante el consumo de alimentos, que según se espera, cada individuo debería comprender la diferencia entre el hambre psicológica o emocional y el hambre real para evitar este tipo de comportamiento.

La ingesta de alimentos por causa emocional, que en ingles se traduce como "emocional eating" se define como el momento en el que un individuo come para hacer frente a una experiencia que emocionalmente estresante o  retadora en cualquier nivel de conciencia y no siempre secundario a una emoción negativa.

Múltiples estudios han demostrado que en la mayoría de las veces,  el consumo de alimentos en estos casos es del tipo hipercalorico y con alto contenido de grasas saturadas, que esta sustentado por una respuesta psicológica secundaria a su consumo para normalizar el estado de animo.
Es por esto que se debe evaluar cada caso de manera minuciosa para identificar que factores se asocian a establecer y perpetuar la alimentación emocional del paciente.

Esta situación asociada a la mala relación con los alimentos es un problema que va en ascenso de manera alarmante ya que la comida se ha convertido en una forma de estabilidad confort seguridad y refugio

Al momento de comer de manera emocional, la ingesta  se hace de manera rápida o muy despacio de manera que se genere un factor distractor de la emoción en curso . En este tipo de casos, lo relevante no es la cantidad de alimento consumido sino la forma en que este se usa para encubrir de la emoción.

Según la Dra. Tasha, la sensación de bienestar que se genera se produce de un proceso que denomina como una seducción de los sentidos por  las emociones presentadas al tocar, oler , sentir y  saborear lo que se esta comiendo. Estas emociones generan una falsa seguridad llenando un vació emocional, pero así mismo se producen emociones de culpa o pena por haber ingerido alimentos de mas.  este tipo de comportamiento desarrollan una mala relación con la comida y generando mas ansiedad.

Tomado de: Abstract
Emotional Eating Behaviors and Negative Food Relationships Among the Overweight
and Obese by Tasha M. Ford MSW, Cleveland State University, 2000 BS, Wilberforce University, 1997. Dissertation Submitted in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of
Doctor of Philosophy Psychology Walden University August 2012